Hace más de un año un niño murió en España debido a una infección, la cual llegó al cerebro producto de una otitis mal curada (o sin curar). Al buscar la causa, los investigadores se dieron con la sorpresa que los padres lo estuvieron tratando con productos Homeopáticos. ¿De quién es la responsabilidad? ¿De los padres, del sistema que permite la venta de estos remedios? ¿De los promotores? ¿De la sociedad que entendida del problema no se pronuncia?

La homeopatía es muy conocida y popular en muchos países, algunos de los cuales cuentan con una alta inversión en educación, ciencia, tecnología e innovación (CTI). Pero ¿Esto implica que la homeopatía funcione? ¿Qué cure enfermedades?  ¿Hace daño consumir medicina homeopática?

En primer lugar y sorprendente, fue conocer que la homeopatía nace como respuesta al poco desarrollo de la medicina del siglo XIX. Samuel Hahnemann (1755-1843), creador de la homeopatía, fue un crítico a la medicina de su época. No aceptaba el hecho de como los médicos utilizaran lo aprendido de sus maestros sin cuestionarlos, sin intentar buscar una explicación o un principio a sus acciones o recetas. Según él, estos médicos habían encontrado la clave de la comodidad y se acercaban a las camas de sus pacientes con una lista de recetas establecidas. Paradójicamente, actualmente todo esto describe a los homeópatas de hoy [1].

Los preparados homeopáticos aparecen alrededor del año 1800, y provienen de la disolución de una sustancia inicial  (vegetal, animal o sintética) la cual es disuelta en alcohol o en agua destilada una y otra vez en unidades exponenciales CH (centesimal hahnemanniano). Con esto se busca que la medicina homeopática tenga un menor impacto en el cuerpo, pues se considera que sin diluir, la medicina daña al paciente. Para poner un ejemplo, 5CH es la disolución de la sustancia en una piscina olímpica [2] llena de agua.  La medicina proporcionada al niño del cual hablamos al inicio de este post, era de 30CH. Para poder potenciar más el producto la homeopatía busca diluir más y más el producto. Uno de los ejemplos más conocidos es el del remedio contra la gripe ‘Oscillococcinum”, el cual resulta ser solo azúcar [3]. Según la agencia australiana de salud, sus estudios realizados en el 2015 sobre 57 meta-análisis (estudia un tratamiento dado con un medicamento recetado) arrojan la homeopatía no es eficaz en el ser humano, no es más que un placebo. Por lo tanto la homeopatía no tiene base científica [1].

¿Qué es el efecto placebo? Si un medicamento no contiene ningún principio activo (quiere decir que no contiene ninguna sustancia que cure una enfermedad), se podría decir que es un falso medicamento o un medicamento placebo. El efecto placebo aparece en el contexto de la terapia, en donde todos juegan un rol, el enfermo, el médico y el entorno. Los efectos psicológicos que explican el funcionamiento del efecto placebo cuentan con dos motores: El deseo de curar y el condicionamiento mental asociado a la toma de un medicamento. Por lo que el dolor, disturbios psicológicos, estomacales, enfermedades de la piel y alergias son naturalmente propensas a curarse. El ritual terapéutico es parte de la terapia, donde obviamente debe injerirse un medicamento. Esto es algo subjetivo, y dependerá mucho del paciente. ¿Cuándo un placebo es peligroso? Cuando esperamos que cure enfermedades como el cáncer o infecciones. En pocas palabras, nunca te has sentido mejor después de ir al médico? Es el convencimiento de que te vas a curar y te sientes mejor.

Esto nos lleva a reflexionar sobre lo peligroso que es el utilizar estas terapias alternativas, incluyendo bio-magnetismo, agua piramidal, etc. como únicas terapias para la cura de enfermedades peligrosas. Estas enfermedades pueden empeorar si no se visita al médico a tiempo. Los médicos no deberían prescribir la homeopatía sin antes explicar al paciente los alcances que esta tiene, y las bajas probabilidades de curación. Si no lo hiciese, sería considerada una mala práctica profesional.

Por otro lado existen casos en donde las terapias alternativas ayudan al paciente a llevar mucho mejor la enfermedad. Psicológicamente son un apoyo muy grande y es por ello que no debería impedirse la libertad de comprar estos productos para estos casos puntuales. Muchos conocemos de casos en donde los pacientes mejoran el ánimo y adquieren una actitud positiva, precisamente por la confianza en los productos y el gran deseo de curarse.

En el video de la izquierda, durante la emision de un programa de Tv muy popular a nivel nacional se indica en el minuto 11 los beneficios de la Homeopatía ante la mirada del conductor. En el video de la derecha, se indica que esta es una ciencia.

https://www.youtube.com/watch?v=YUsEVsPGb90 https://www.youtube.com/watch?v=SMjLwvshE0c

Especialmente en el Perú, el desconocimiento de la verdadera eficacia de la homeopatía es enorme, pues no existe una institución que pueda informar directamente a la población. No nos dejemos engañar más y no permitamos se vendan falsas esperanzas. Recurramos al médico siempre como primera opción, no dejemos que alguna enfermedad se convierta en la última.

Nahuel Monteblanco, PhD.

Colaborador de Cientificos.pe

  1. Science et Pseudo-science, 324, Pag 54, abril-june 2018.
  2. Leçon à l’hôpital Beaujon du professeur A. Gubler,
    p. 43-44 par M. Rouzé dans son ouvrage Mieux connaitre à l’homéopathie, éd. De la Découvert, 1989.
  3. Aijing Shang, Karin Huwiler-Müntener, Linda Nartey, Peter Jüni, Stephan Dörig, Jonathan AC Sterne, Daniel Pewsner and Matthias Egger, Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy, The Lancet, 366: 726-732, 2005. Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy :The Lancet.

Foto de portada tomada del blog: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/muere-un-nino-de-7-anos-de-una-otitis-al-tratar-de-curarla-con-homeopatia