¡Disfruta! Estás fabricando tu propio camino

Sebastián Yépez es egresado de Ingeniería Física en la UNI. Este año fue parte del programa REPU (Research Experience for Peruvian Undergraduates) y realizó una pasantía en la University of California Irvine, donde trabajó en la fabricación de heteroestructuras a partir de materiales 2D.


Como muchos estudiantes de ciencias en el Perú, en particular en la UNI, no tenía claro a qué me iba a dedicar luego de egresar. “¿Qué puedo hacer con mi carrera de ingeniería física?”, me preguntaba. Trabajar haciendo investigación sonaba muy interesante, así que probé con eso… y me encantó. Sin embargo, sentía que mi desarrollo como científico era lento (en gran parte debido a las limitaciones que el Perú tiene en investigación, pero eso es un tema diferente). Así que tocó probar suerte en el extranjero.  

Haber estado en la Universidad de California en Irvine (UCI) me ha hecho entender cómo se vive la ciencia de vanguardia en el extranjero. Como parte del programa REPU, estuve trabajando en el Laboratorio de Materiales y Dispositivos Cuánticos de la UCI, en el cual, a pesar de ser un laboratorio relativamente nuevo, pude adquirir y desarrollar habilidades de investigación que posiblemente me hubiese costado más tiempo adquirir en el Perú.

 Aparte del trabajo de laboratorio, cada viernes teníamos Journal Clubs conjuntos entre mi grupo y otro, cuyo tema de investigación era muy similar al nuestro. En ellos, se exponían diversos artículos sobre física de materia condensada. Más concretamente, discutíamos en torno a materiales bidimensionales (2D), cuyo espesor es de solo unos cuantos átomos, y de la nueva física que resulta de estudiarlos; así como las posibles aplicaciones que estos tienen en muchas áreas, desde dispositivos más eficientes para electrónica hasta computación cuántica. En particular, cuando fue mi turno de exponer, la sensación de satisfacción de poder presentar un artículo especializado ante los estudiantes de doctorado e investigadores principales y, más importante, poder responder varias de sus preguntas fue simplemente exquisita. 

 El campus de UCI me fascinó. Particularmente, la Biblioteca de Ciencias me pareció un lugar perfecto para estudiar, ya que, aparte de tener una gran cantidad de libros muy interesantes, tenía una vista asombrosa (y desestresante) de la vegetación del campus.

Vista del campus desde el quinto piso de la Biblioteca de Ciencias

Pero esta experiencia no solamente fue académica. Tuve la oportunidad de conocer buenos amigos que me dieron la bienvenida en California y con los que pude visitar algunos lugares cerca a UCI. También pudimos ir hasta Los Ángeles y conocer el icónico centro de la ciudad, pasando por bares y librerías y compartiendo momentos inolvidables. Estas experiencias me mostraron que la gente en el extranjero, al menos en EE.UU., no es muy distinta a la gente en Perú en el sentido de que siempre es posible encontrar personas amables que estén dispuestas a darte una mano.

De izquierda a derecha: Emma, Amy, Chris, Geoffrey, Marshall, Sebastián y Adrien en un bar de Los Ángeles

Actualmente sigo trabajando en UCI, bueno, en realidad trabajo desde mi cuarto debido a la cuarentena por el Covid-19. Por suerte, pude sacar algunos instrumentos y equipos de mi laboratorio para continuar desde casa. Además, tratando de ver la manera de aprovechar esta situación en vez de lamentarme por no poder ir al laboratorio, este es un buen momento para revisar bastante literatura científica relacionada a mi investigación. Siempre hay que ver el lado “bueno” de las cosas.

Como un consejo, si estás estudiando física, o una carrera afín, pero no sabes qué harás cuando acabes, algo muy bueno es involucrarte en algún laboratorio de investigación de tu interés en tu centro de estudios. Esto te abre muchas puertas para conseguir pasantías en el extranjero y amplía tu panorama sobre lo que puedes hacer como estudiante de ciencias/ingeniería. Y si descubriste que querías dedicarte a la investigación cuando ya estabas por acabar la carrera, no te preocupes, yo lo descubrí en mi último año. Si es lo que quieres, trabaja para lograrlo. Y sobre todo, disfruta el camino.

Para estar al tanto de las siguientes publicaciones, sigue la página Los Caminos de Feynman.